Devotio

“San Vicente hace milagros. Usted le ofrece, tiene que darle,” dice María Rosario Guayaguri, quien prepara el agua para el baño con flores de los priostes. Son las fiestas en honor a San Vicente Ferrer, el santo confesor de Valencia, España.

El santo se encuentra en todos los rincones de Chuquiribamba. El dedo índice de su mano derecha levantado. Hay dos de ellos en la iglesia, un afiche en un restaurante de la plaza principal y réplicas en las casas.


Todos los años, semanas antes de las fiestas, se realiza una colecta con ofrendas y limosnas. Puede ser un chancho, un borrego, una gallina o un cuy. Victor Valle Medina recuerda que un año su vecino se negó a colaborar. Entonces bajó la neblina y un diluvio se llevó las tres vacas de su vecino.


San Vicente castiga pero también hace milagros, nos cuentan. Hace unos años los médicos le dijeron a César Emilio Buri Díaz que fuera a “morir en su casa.” Después de recurrir a doctores en Quito, él decidió confiar. “Puse la fe en la Santísima Virgen del Cisne y en San Vicente. Ya son cuatro años que no me muero todavía.”

Video realizado por Bryan Arias, Juan Antonio Camaniero, Cristina Castillo, Michelle Gachet, Juan Carlos Maldonado y Nata Maldonado para Relatos en Territorio Vol. II.

 

Gracias al colectivo Fluxus Foto por la invitación a participar en esta increíble experiencia y a la comunidad de Chuquiribamba por compartir sus historias con nosotros.

Video multimedia creado para Relatos en Territorio Vol. II., del colectivo Fluxus Foto.